DISCURSO DEL DR. HERNEY ROJAS ARENAS EN LA CELEBRACIÓN DE LOS 80 AÑOS DE LA LOTERÍA DEL VALLE

Herney Rojas Arenas, Gerente - Beneficencia del Valle del Cauca EICE.

Buenas noches.

La indagación sobre la historia, como ocurre con la ciencia, tiene muchos ingredientes de la curiosidad humana. Inicialmente,  la Lotería del Valle fue creada mediante ordenanza No 24 de la Asamblea Departamental, el 22 de abril de 1931 con el nombre de “Lotería del Valle de la Beneficencia”, pero pasaron varios meses sin que la empresa se tomara en serio.

Bastó que  nombraran como Gerente, precisamente a un Lotero, don Gustavo Lotero, conocido en el mundo periodístico de la época como “Plumitas”, para que la suerte echara a rodar. Es lógico suponer que su apellido Lotero tuvo algo que ver con la decisión  del Gobernador Don Salvador Iglesias de nombrarlo. Otro dato curioso es la fecha del primer sorteo. En los anales históricos aparece la copia del primer billete impreso, que anunciaba como fecha de celebración el 14 de septiembre de 1931. Ese solo dato sirvió para que siempre se haya  tenido como fecha de arranque la del día catorce. Sin embargo, el primer gerente,  escribió un artículo en 1981 con motivo de los cincuenta años y señaló como fecha del sorteo el 16 de septiembre. Por simple curiosidad, se le preguntó a Google qué día de la semana le había correspondido al 16 de septiembre de 1931 y la página respondió: día miércoles, que coincide con la tradición  de la Lotería de jugar  los días miércoles de cada semana.  Entonces, existe la posibilidad de que a última hora se hubiera corrido el sorteo para el día 16 en razón a que el  lunes ya jugaba la Lotería de Cundinamarca creada en el año de 1894. La definición  del día exacto se la dejaremos a nuestros inquietos historiadores. Todo este cuento para decirles que, es muy probable, que hace exactamente ochenta años un grupo de entusiastas caleños, a esta misma hora, muy cerca de aquí, en la plaza de Caicedo, estuvieran reunidos para celebrar el primer sorteo de la Lotería del Valle.

El primer logro de la Lotería se produjo bien temprano. Cali carecía de un gran hospital que albergara a los enfermos que llegaban desde distinto lugares del  Departamento. Y Lotero propuso crearlo con fondos de la Institución. Visitó en la Capital de la República los mejores Hospitales y a su regresó propuso construir en Cali una gran casa de salud con mil camas. Una junta designada para el efecto con ilustres vallecaucanos,   hizo posible el proyecto que también tiene su dato curioso.

 

El lote, donde se edificó el Hospital Departamental,  cuya construcción duró siete años, era propiedad del Municipio que lo donó para el efecto, pero estaba invadido por ciudadanos nariñenses que fabricaban tejas y ladrillos. Podríamos estar hablando de la primera invasión de un terreno en la ciudad de Cali en la década del treinta. Intervino entonces la empresa norteamericana Colombian Holding Corporation,  constructora del barrio San Fernando, para  obsequiar  un lote cerca de Cañaveralejo,  a donde  con no pocos esfuerzos se logró  trasladar a los empecinados invasores para dar comienzo a los trabajos del hospital.  Cuenta la historia que el primer gerente bajo la denominación de síndico,  fue precisamente el Señor Lotero, quien se desempeñó simultáneamente y por cuenta de la Lotería por espacio de nueve años.

En 1947 se continuó con la construcción del pabellón de tuberculosos del Hospital San Juan de Dios, con la colaboración del gran médico vallecaucano Dr. Mario Correa Rengifo.

Como se puede apreciar,  en su despegue la Lotería del Valle invertía directamente los recursos en la construcción de hospitales públicos. Por eso se creó en enero  de 1962 el Departamento de Arquitectura, y a partir de esa fecha la Beneficencia del Valle desarrolló grandes proyectos arquitectónicos. Aquel Departamento de Arquitectura se estrenó con la construcción del Hospital San José de Buga concluido en 1975, una obra arquitectónica de gran magnitud que fue objeto de estudio por muchas revistas especializadas. En esos años, se entregó en Palmira una edificación para que funcionara el Hogar Santa Cecilia, que todavía presta sus servicios a la gente humilde de esa localidad.

De otra parte, en esa década de los 70, la Lotería del Valle contribuyó al desarrollo urbanístico y arquitectónico de la ciudad con la construcción del complejo residencial y comercial  de Imbanaco en el sur y de la Beneficencia del Valle en el centro, los cuales fueron levantados con el propósito de generar nuevas rentas para la salud del Departamento.

En la época actual la suerte y el azar en Colombia, ha evolucionado hacia juegos novedosos, han aparecido las  apuestas permanentes o chance que sortean diariamente, los casinos hacen parte de la nueva cultura del juego con sus máquinas electrónicas que atraen a los apostadores a la vez que contribuyen al entretenimiento. La ley ha debido modificarse y adaptarse a esta nueva cultura urbana y posmoderna que le hace fuerte competencia a la tradicional lotería de billetes y premios mayores. En este nuevo espectro, también la norma ha dispuesto que los recursos que genere la Lotería deban ser trasladados directamente al Fondo Regional de Salud para que sea el ente departamental encargado de la atención primaria en Salud el que distribuya los recursos. Ya la Lotería no cuenta con Departamento de Arquitectura ni construye edificios.

Actualmente por disposición legal,  la Beneficencia del Valle administra el negocio de las apuestas permanentes conocido como “Chance” y el tradicional  de la Lotería.  Entre sus funciones está no solo la generación y el recaudo de los recursos con destino a la salud, sino la vigilancia y el control a los juegos ilegales. El gran reto en 2011, cuando se cumplen 80 años de realizaciones, es mantener el crecimiento y la grandeza que ha caracterizado la marca Lotería del Valle. Quienes laboramos en las empresas Beneficencia del Valle y Lotería del Valle no podemos ser inferiores a la historia. ICONTEC Internacional en julio pasado ha entregado a la Entidad el Certificado en Gestión de Calidad en las categorías ISO-9001 y NTC-GP-1000, lo cual debe servir como estímulo para seguir trabajando para que la Lotería del Valle siga siendo considerada una de las mejores y  más grandes del País.   Es por eso que el Señor Gobernador Francisco José Lourido Muñoz ha expedido un decreto haciendo un reconocimiento al trabajo tesonero de nuestros loteros vallecaucanos y señalando el día 14 como la fiesta del lotero vallecaucano.

No quiero concluir esta breve reseña,  sin hacer referencia a la simpática estrofa que compuso el primer gerente de la Lotería, el Señor Lotero,  que sonaba en las emisoras de radio como campaña publicitaria y que podría servir como epílogo de esta celebración. Decía:

Avanza en carrera loca

La rueda de la fortuna

Sin saber qué puerta toca

_____________________

Sus huellas, una por una,

La caridad va siguiendo.

Al anciano le da hogar

A la mujer que sufriendo,  por un hijo va a implorar

Le da asilo, pan, cariño.

Recoge al huérfano, al niño

Que anda sin rumbo en la calle

….a todos enjuga el llanto y los cubre con su manto

….LA LOTERÍA DEL VALLE

 

Muchas gracias

Cali, septiembre 16 de 2011

Compartir la publicación

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *